domingo, 21 de setembro de 2014

Les llaman los pequeños profesores, pero el síndrome Asperger no es un don

(...)
Hans Asperger fue el primero en trabajar con el síndrome a mediados de los cuarenta, cuando el autismo se consideraba una especie de psicosis. En sus estudios con niños, el médico austríaco se da cuenta de dos cosas. Que tienen un comportamiento extraño, sobre todo en cuanto a sus relaciones sociales y que usan un lenguaje rebuscado, un tanto pedante y poco apropiado para su edad, de ahí que llame a estos chicos ‘pequeños profesores’. Él se da cuenta de que esto ocurre porque tienen áreas restringidas de interés en las que son capaces de ir hasta el fondo y conocerlas con mucho detalle. 
Debido a los primeros estudios de Asperger, se creyó que los niños con el síndrome eran, en general, originales y muy creativos y que este se presentaba con más asiduidad en niños con inteligencia alta y capacidades especiales. Esta confusión vino de ciertas similitudes entre los comportamientos de los niños superdotados y los niños con Asperger, como puede ser la precocidad, una gran fluidez verbal, buena memoria, fascinación por los números, interés absorbente por ciertos temas y una capacidad asombrosa para dar respuestas largas y detalladas sobre dichos temas.   (...)
Continua:

Nenhum comentário:

Postar um comentário