quarta-feira, 17 de setembro de 2014

El aprendizaje y el autismo

Manuel Casanova
El contar historias es una de las intervenciones terapéuticas que han probado tener algún beneficio en el autismo. La motivación para utilizar la narración de historias es la de facilitar conocimientos del idioma y aumentar la atención en los niños con autismo. Estos nobles objetivos tienen que superar un escollo importante: como mantener a un niño con autismo interesado y alerta en un salón de clases. Es por esto que los maestros usan accesorios, tarjetas, canciones y dispositivos técnicos tales como iPads durante la narración, de lo contrario, la narración de cuentos por sí mismo, sin los apoyos, probablemente resultaría decepcionante para tanto el estudiante como el profesor.
En un artículo anterior mencioné haber pedido a un niño con autismo que me informara sobre la última película que había visto. En este caso, la pregunta provocó un relato detallado de la experiencia del niño. La narración fue de principio a fin siguiendo una secuencia ordenada y detallada. Durante el relato el niño falló en no medir el nivel de interés del oyente, su atención, o incluso su confusión. Si le interrumpía él volvía a comenzar desde el principio. Me llamó la atención porque por lo general tendemos a aprender los puntos iniciales y finales de una lista mejor que aquellos que se encuentran en el medio. En este caso todos los episodios de la película parecían ser igualmente recordados, aunque los mismos eran desencadenados por una serie de eventos secuenciales. (...)
Continua: 

Nenhum comentário:

Postar um comentário